Noticias
Para Wang Xin, cumplir con el sueño de toda su vida de crear una marca china de lujo significa comenzar en el sótano, algo casi literal. Inicia un recorrido por su hotel piloto con un viaje a la zona de calderas donde con orgullo presume un piso limpio y equipo importado reluciente. “¡Esta es nuestra base!”, dice efusivamente. “Cuando muestro este hotel, no muestro la parte exterior. Quiero mostrar nuestra calidad desde el interior”. Capital Tourism Group, la división que cotiza en bolsa de Beijing Tourism, el conglomerado de turismo de propiedad estatal más grande de China, le dio total libertad a Wang para crear una cadena de hoteles de lujo. Tomó el enfoque de un ingeniero para un negocio que es conocido por ser una difícil mezcla de arte y ciencia. Los huéspedes pueden ver la tranquilidad, pero el negocio internacional de hoteles de lujo tiene una competencia feroz. Ver más…
Semanario
Semanario