Jordi Escofet Artigas

Publicado el
  • Empresa: Restaurante La Cava
  • Giro o área: Restauranteros
  • Estudios: Comercio y administración

Aún no terminaba su educación profesional cuando un amigo de su padre, llamado Dalmau Costa, le ofreció trabajar en su restaurante, el Ambassadeurs, mismo que apenas vislumbraba su apertura. Jordi desempeñó varios puestos y fue ascendiendo hasta convertirse en el subgerente de la empresa. Baste decir que este establecimiento fue un referente de la alta cocina para la sociedad mexicana en los años 50.

El señor Costa decidió abrir un segundo restaurante, pero no deseaba que fuera visto como un segundo Ambassadeurs, así que nació con el nombre de La Cava, un lugar más rústico e informal, especializado en cocina mediterránea y mexicana. Se abrió en 1954 con Escofet como gerente general, para convertirse posteriormente en socio de la empresa.

Su dirección fue acertada y en poco tiempo La Cava se convirtió en el restaurante elegido de la Presidencia de la República en las épocas de Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz para elaborar los banquetes ofrecidos a los dignatarios extranjeros y para las recepciones en las fiestas patrias.

Otro capítulo importante de su carrera fue la creación y apertura del restaurante El Lago, el cual se convirtió en un icono de la capital. Escofet estuvo al frente de éste por 25 años.

La historia no es muy grata, fue muy injusta. Cuando corría la quinta renovación del contrato de concesión, en 1981, se le requirió la entrega del inmueble por parte del Departamento del Distrito Federal, bajo el mando de Manuel Camacho Solís, y de la delegación Miguel Hidalgo, a cargo de Margarita González. A Escofet sólo le dieron 30 días para desocupar y entregar el local para proceder a efectuar la licitación pública de su operación. A pesar de que solicitó un amparo, éste nunca procedió, por lo que el restaurantero considera eso como la peor experiencia de su carrera.

Los comentarios están cerrados.